sábado, 20 de noviembre de 2021

Empoderar... La Puntilla, 21 de noviembre de 2021

 

Empoderar…

 

Son tan utilizado los anglicismos empoderar-empoderarse-empoderamiento, que merecen una breve reflexión, no sea que se conviertan en una más de las abundantes trampas lingüísticas…

Es obvio que estas palabras provienen del inglés, y el Diccionario de la lengua castellana define empoderar como hacer poderosa/a o fuerte a un individuo/a, o grupo social desfavorecido…

Cabe hacer, con todo, algunas precisiones:

–Mal suele andar una sociedad cuando las reivindicaciones giran solamente alrededor de tener o no tener poder… ¿No se ha dicho siempre que el poder corrompe y que el poder absoluto corrompe absolutamente…?   ¿Será, pues, para algunos, la acción de empoderarse el simple hecho de adquirir más poder para instalarse en el clan de los corruptos?

–Por otra parte, ¿serán tan ingenuos, algunos grupos, como para pensar que empoderar y empoderarse es compartir poder, cuando el poder, por sí mismo, es exclusivista y siempre ávido de crecer?

–Creo, por lo tanto, que estas palabras necesitan una precisión terminológica, y que solamente será positivo y necesario el empoderamiento cuando se trate de ganar en valores que siempre han tenido su exacta definición, como pueden ser ganar en autoestima, mantener actitudes positivas, rodearse de personas no tóxicas, aceptarse a sí mismo, reivindicar los propios derechos, etc.

 Bienvenido sea, pues, el exacto sentido del empoderamiento, pero mucho cuidado con la manipulación de las palabras…


sábado, 13 de noviembre de 2021

Buscadores de verdad... La Puntilla, 14 de noviembre de 2021

 


Buscadores de verdad...

         Es sobradamente conocido que en el permanente dialogo en torno a la verdad y las verdades, y más allá del pensamiento de cada uno, solamente dos hechos pueden afirmarse hoy por hoy como incontrastables y verdades absolutas:

         –que todos nacemos tras nuestra permanencia en el vientre de una mujer, tras la conjunción de un gameto femenino y otro masculino; –y que todos moriremos…

         Afronto hoy esta reflexión  porque la palabra verdad ha sido siempre y sigue siendo un término muy polémico en un mundo que se mueve en un barullo de supuestas verdades científicas, subjetivas, históricas, etc.

         Fundamentalmente, una supuesta verdad es tal, ante todo, si pasa el debido examen de legitimidad, al mostrar hechos que se dieron, o se dan en la realidad.  Y aquí viene la confusión, porque cuántas supuestas verdades son mentiras, y cuántas consideradas mentiras son plenas realidades…

         La supuesta frase de Machado: ni tu verdad, ni la mía, la verdad, ha sido violentada, en múltiples ocasiones, por los intereses de quienes pretenden manipular los hechos en interés propio, llámense políticos, gobernantes, educadores, o influencers, como se denomina hoy a ciertos activistas sociales, presentes sobre todo en las redes sociales…

         Una de los grandes valores éticos que ha de recuperar y potenciar, sin duda, nuestra convivencia es la objetividad.

         Alguien dijo acertadamente que la verdad nos hace libres… Por eso se dan, tal vez, tantas esclavitudes...

        


sábado, 6 de noviembre de 2021

Ecologismo... La Puntilla, 7 de noviembre de 2021

 

Ecologismo…

         Esta semana nos ha tocado empacharnos informativamente sobre la cumbre climática de Glasgow y ha habido, como siempre, reacciones para todos los gustos.

         No es menor, por ejemplo, la proporción de personas que ante esta situación del calentamiento global reaccionan psicológicamente de manera negativa y padecen una ecoansiedad que les enferma.

         El tema, por lo  tanto,  es para analizarlo con calma y no se pueden obviar una serie de consideraciones. Por ejemplo:

         –entenderemos poco de lo que está pasando si no situamos en un primer plano los intereses económicos que se mueven alrededor de esta degradación de la naturaleza; y éste es el primer punto que es necesario denunciar;

         –como tampoco podemos desentendernos de nuestra propia responsabilidad en la conservación de la casa común, con plena conciencia de dejar a las próximas generaciones un mundo tal como nosotros lo deseamos.

         Y es que si queremos situarnos en un ecologismo integral no podemos reducirlo solamente a una lucha por evitar desastres naturales, sino que tenemos que situar en un primer plano a las personas sometidas hoy en muchos lugares a una degradación indigna como seres humanos. Bien está cuidar la naturaleza, pero empezando por las personas que han de poder disfrutarla dignamente.

         Las visiones globales de las cosas no pueden obviar u olvidar las situaciones parciales, y hoy por hoy el centro de una ecología global hay que situarlo en el bien de las personas y el respeto a su dignidad.

         Políticos del mundo no tratéis de engañarnos una vez más al servicio de vuestros intereses capitalistas.


sábado, 30 de octubre de 2021

Nostalgias... La Puntilla, 31 de octubre de 2021

 

Nostalgias...

La climatología del otoño y el hecho de que el calendario (2 de noviembre) dedique un día a recordar seres queridos ya difuntos, provocan, generalmente, en nosotros y en nuestro entorno, un clima de nostalgia sobre el que cabe reflexionar.

Y es que, en general, la nostalgia no ha tenido buena prensa, porque se la ha unido más con la tristeza, e incluso se la ha confundido con la depresión, mientras que no se la ha considerado como una verdadera fuente de vitalidad.

Sí que es cierto que, en ocasiones, puede resultar un error limitarse a mirar excesivamente al pasado, situación que puede resultar una manera de evadirse de la realidad, o una dificultad para enfrentarse con el presente; pero no siempre es así.

Se ha dicho con frecuencia que las ausencias hacen que destaquen las presencias, y que muchas cosas las valoramos mucho más cuando no las tenemos, situación que no ha de servir para encerrarse en lamentaciones, o entrar en conflicto con la realidad presente, sino para fortalecer nuestra propia identidad.

De hecho, los psicólogos encuentran puntos muy positivos en la nostalgia. Por ejemplo:

–nos ayuda a aferrarnos a la vida y darle un sentido. Nos hace saber que la vida puede volver a regalarnos momentos tan felices como los que vivimos en el pasado;

–nos ayuda a afrontar mejor el futuro. Nos prepara para vivir experiencias como las vividas en el pasado;

–nos motiva a seguir adelante, empleando las mismas estrategias con las que superamos situaciones anteriores;

–contrarresta las emociones negativas, al revivir momentos felices vividos y disfrutados;

–y fortalece las relaciones sociales, al revivir momentos positivos vividos con personas a las que hace tiempo que no tratamos…

            Bienvenidas sean, pues, las nostalgias serenas que alienten nuestras ganas de seguir viviendo.

 

 


sábado, 23 de octubre de 2021

Perdón... La Puntilla, 24 de octubre de 2021

 

Perdón...


         Diversos hechos (la película Maixabel, el décimo aniversario de la deposición de las armas por parte de ETA, y distintas declaraciones de unos y otros alrededor de estos temas) han situado en el primer plano de la actualidad la siempre difícil realidad del perdón.

         Perdonar es una elección y un proceso, y si queremos mejorar nuestra salud mental y nuestro sosiego interior, necesitamos reflexionar con frecuencia sobre esta realidad.

         ¿Por qué solemos perdonarnos tan fácilmente a nosotros mismos y no somos capaces de perdonar a los demás?

       ¿Por qué hay supuestos perdones que no son auténticos, ya que son solamente disculpas para seguir cometiendo los mismos errores?

         El perdón es difícil porque es visto muchas veces como sinónimo de debilidad; y, por otra parte, el perdón se percibe como falso cuando aparece solamente como una simple disculpa para seguir cometiendo los mismos errores…

         Por lo demás, se ha hecho demasiado famosa la frase perdono, pero no olvido, sin caer en la cuenta de que quien así piense será siempre esclavo de sus recuerdos y expuesto permanentemente al rencor y a la venganza…

         Dicen los psicólogos que cuatro son los componentes que nos ayudarán a definir y medir el auténtico perdón: 1) la aceptación del daño que se nos ha hecho; 2) la disminución del deseo o urgencia de buscar venganza o compensación; 3) el deseo, si es posible, de acercamiento, o la disminución de distancia, hacia las personas que nos han dañado: y 4), si es posible, el intento de entender el por qué de la actuación de las personas que nos han herido.

         Trabajemos, pues, nuestro perdón. Es, sin duda, una gran fuente de paz.

        

 


sábado, 16 de octubre de 2021

Servir - La Puntilla, 17 de octubre de 2021

 

Servir

         Hoy en todas las Iglesias cristianas se oirán unas palabras que muestran uno de los valores humanos más apreciados. Jesús de Nazaret proclama: no he venido a ser servido, sino a servir...

         El servicio no es servidumbre. El servicio surge desde la libertad. El servicio es una opción de vida.

         Y si propongo hoy este tema es porque somos muchos los que creemos que vivimos en la actualidad en una sociedad donde prevalece cada vez más el individualismo, y por eso es muy importante reivindicar la actitud de servicio como uno de los caminos más revolucionarios que existen.

         Se atribuye a Rabindranath Tagore, y también a otras personas, la conocida frase de Quien no vive para servir, no sirve para vivir… y si es acertada esta intuición tendremos que deducir que hoy estamos rodeados de muertos vivientes…

         Habrá que seguir insistiendo, pues, por ejemplo, en que los políticos pongan sus liderazgos al servicio de los más débiles y necesitados, y no al servicio de sus propios intereses.

         Habrá que pedir asimismo a los intelectuales que pongan sus conocimientos al servicio de la cultura para todos, y no para unos pocos selectos con dinero.

         Como habrá que instar también a los padres para que eduquen a sus hijos en la felicidad de quien comparte y no en el egoísmo de quien acapara…

          Cité en otra ocasión una espléndida frase de García Márquez cuando afirmaba que nunca es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita avanzar…

           La utopía en la práctica del servicio es posible, y hoy, afortunadamente, creo son cada vez más las personas que, en el silencio, pero desde la eficacia, entienden que el espíritu de servicio ennoblece su trayectoria vital.

         Crezcamos, pues, en servicio desinteresado a los demás.

 


sábado, 9 de octubre de 2021

Perplejidad - La Puntilla, 10 de octubre de 2021

 

                                      Perplejidad    

         Eugenio D’Ors, el conocido filósofo y escritor, solía distinguir entre la anécdota y la categoría, entendiendo estos términos como lo superficial divulgado y lo profundo que envuelve lo anecdótico.

         Escribo esto porque me parece que mucho de esto sucede ahora en el momento de analizar la situación de la juventud. Recurrimos a multitud de anécdotas para explicar las conductas de los jóvenes, pero nos falta la visión de conjunto que da lugar a estas manifestaciones.

         Pienso, en concreto, que hoy la juventud está sumida básicamente en la perplejidad. Los jóvenes navegan en un mar de dudas, incertezas y confusiones…

         ¿Y de dónde nace esta situación?

         Los sociólogos coinciden en señalar que el tema tiene mucho que ver con los valores dominantes en una sociedad democrática capitalista, como pretende ser la nuestra.

         ¿Cuáles son estos valores?

         La libertad personal, la tolerancia, la aceptación de una cierta limitación confortable,  el constante bombardeo informativo, el consumismo, la violencia competitiva, el valor central del dinero, el afán de lucro, el gozo y el placer inmediatos…etc.

         ¿Cómo manejarse en este mar de asedios? ¿Cómo integrar todo este mundo en una conducta coherente?

         O la sociedad entra en una dinámica humanizadora en la que prevalezcan las personas por encima de los valores que la degradan, o el futuro será cada vez peor…Ayudemos a los jóvenes con el ejemplo.